-

-
-

27 de octubre de 2010

Desmintiendo un mito: el agua engorda y da flacidez si se bebe mientras entrenamos

En torno al agua y a los entrenamientos existen muchos mitos infundados que no llevan a ninguna parte, solo a infundir el miedo en aquellos que los creen a pies juntillas. Un mito o creencia que muchas personas respaldan es que no es bueno beber agua mientras se entrena, ya que reponemos lo que estamos perdiendo con el ejercicio. Esta afirmación la sigue haciendo mucha gente, y es más, hay quienes se atreven a afirmar que la flacidez se debe a la ingesta de agua durante los entrenamientos.

Antes de nada es importante que tengamos claro que el agua es eso, simplemente agua, no contiene calorías ni grasas, por lo que nunca va a ser una sustancia que nos engorde o nos dote de energía. Lo único que nos aporta son sales minerales, que son necesarias si lo que queremos es recuperar los electrolitos que perdemos a través del sudor cuando hacemos ejercicio. Estas premisas siempre deben estar presentes cuando escuchemos una afirmación de este tipo que nos haga dudar sobre lo que debemos o no hacer.

En infinidad de ocasiones hemos escuchado que beber agua cuando hacemos deporte nos resta energía, no nos hace rendir tanto, nos engorda, nos hincha… y un sin fin de afirmaciones más que está realizadas sin ninguna lógica. Es importante que tengamos siempre presente que al hacer deporte nuestro cuerpo pierde sales minerales a través del sudor. Sales que los músculos necesitan para estar en perfectas condiciones. Ingerir agua es la mejor manera de reponer líquidos y evitar problemas como calambres. Por este motivo el organismo nos pide beber mientras estamos realizando ejercicio, y por ello es necesario que siempre tengamos a mano una botella, ya que rendiremos más, pues además de reponer electrolitos mantendremos los músculos hidratados.

En lo que se refiere a que beber mucho líquido te acaba dando una gran flacidez muscular esto es totalmente falso. Para comenzar el líquido no tiene nada que ver con el músculo, simplemente sirve para hidratarlo y mantenerlo más flexible. Los líquidos no se vuelven músculo ni grasa, ni nada por el estilo. Es cierto que hay personas que tienden a retener líquidos, una situación que en la mayoría de los casos se debe a otros problemas que hay detrás y que nada tienen que ver con beber o no agua, sino que se debe a fallos renales, mala circulación…

Es importante que antes de realizar este tipo de afirmaciones pensemos y seamos capaces de saber que el agua es solo eso, un líquido que el organismo necesita y mucho más cuando la sudoración es alta. No es nada bueno morirnos de sed mientras estamos entrenando.

Fisicoculturismo Total

En este blog encontraras respuestas y soluciones practicas a todas sus preguntas sobre Nutrición, suplementación, rutinas, dietas, pilates, aerobicos, ejercicios, fisicoculturismo, para lograr tu mejor condición física.